CORES critican actitud de Intendente Vargas quien los habría dejado al margen de las decisiones y acciones frente a la emergencia.

Share Button

Dentro del rol político que tienen para defender sus territorios y la distribución de los fondos de la región.

 

Molestia y preocupación existe al interior del Consejo Regional de Atacama por la actitud que está adoptando el Intendente Miguel Vargas, respecto de la situación que viven las distintas comunas de Atacama, posterior al temporal y aluvión. En este sentido, los consejeros emitieron duras críticas -a quien consideran- los ha dejado al margen de las decisiones y acciones frente a la emergencia.

En el caso particular de este nuevo estado de emergencia, donde la ciudadanía, actor principal que sufre las consecuencias de esta catástrofe y donde manifiesta y exige soluciones estructurales que demandan recursos mayores, a juicio del Consejo Regional, éstos deben emanar del nivel central con cargo a las carteras correspondientes y bajo ninguna circunstancia afectar nuevamente una agenda de proyectos concretos, definidos y en ejecución, que en Atacama ya están con déficit presupuestario.

Del mismo modo, consideran incomprensible que ante la visita de Ministros de Estado, este cuerpo colegiado no tenga a su disposición la agenda de estos, como tampoco se le considere en las múltiples visitas a terreno, dejando al CORE sometido a la acción individual que cada uno de sus integrantes pudiera realizar y sin interiorizarse de cuáles serán las medidas en apoyo a la comunidad, para cautelar, en su rol fiscalizador, que éstas se cumplan y no afecten recursos comprometidos para el desarrollo de la región en su conjunto.

En este sentido, el consejero regional y presidente del CORE Atacama, profesor Luis Ruiz, manifestó su rechazo a las decisiones individuales y unilaterales que tome el Intendente, frente a temas que involucran al Gobierno Regional en su conjunto, recordando que éste lo conforma el CORE y el Intendente, por lo tanto se revelan en contra de esta condición de comparsa del Ejecutivo, en la que se les ha querido relegar.

Una mirada tan crítica frente a este tema tuvo también la presidenta de la comisión provincial Huasco, consejera Yasna Del Portillo, quien calificó como una inaceptable falta de respeto que frente a la visita de Ministros y Subsecretarios a la zona, no se le haya comunicado al CORE y mucho menos considerado en las diferentes actividades. Despreciando con ello la calidad de autoridad regional electa por la ciudadanía, que en forma legítima demanda respuestas y que lamentablemente por actitudes mezquinas de quienes corresponde, no se tienen.

En la misma línea, el presidente de la comisión de Inversiones, consejero Gabriel Mánquez, indicó que el Consejo Regional tiene que tener alguna incidencia en las decisiones de las políticas públicas que surgirán para atender esta emergencia. Ello, con el fin de evitar lo ocurrido el 2015 donde gran parte de la inversión con la cual se atendió la urgencia y posterior reconstrucción, fueron asumidos por el presupuesto regional, en una lógica de inversión que se venía ejecutando para Atacama antes del aluvión.

En el contexto de la participación que debe tener el Consejo Regional en la atención de la emergencia, Mánquez dijo que ésta tiene por objetivo buscar las herramientas necesarias para apalancar recursos, con los ministerios y otros organismos, que den cuenta de las necesidades reales y urgentes que presentan las comunidades.

Finalmente, el consejero Javier Castillo, presidente de la comisión provincial Copiapó, dijo que la primera autoridad de Atacama ha adoptado una política propia, tomando decisiones que pueden ser muy legítimas, necesarias e incluso de carácter urgente. Sin embargo, no le corresponde hacer obviando el rol y atribuciones que tienen los consejeros regionales en la implementación de éstas. Entendiendo además que la representatividad que la ciudadanía les ha otorgado a los consejeros regionales, los obliga a tener consideración de las distintas miradas, para la búsqueda de soluciones frente a la catástrofe.