Por más inclusión laboral: Por Antonio Urbina Bustos, Seremi Desarrollo Social

Share Button

El sello de los dos gobiernos de la Presidenta Michelle Bachelet ha sido el fortalecimiento del Sistema de Protección Social con perspectiva de derechos. Porque todos requerimos apoyo para progresar y amparo ante situaciones difíciles y todos debemos tener posibilidades de ejercer nuestra ciudadanía social.

Especial importancia para nuestro ministerio la recién aprobada ley del Sistema de Inclusión Laboral para personas en situación de discapacidad. Además, éste pone fin a un abuso, pues las personas con discapacidad mental ya no podrán recibir salarios menores al mínimo.

Esta Ley consagra el principio de no discriminación en el Estatuto Administrativo e incluye a quienes reciben una pensión de invalidez (de cualquier régimen previsional), además de aquellas que están inscritas en el Registro Nacional de Discapacidad.

Esta nueva iniciativa legislativa, también termina con la discriminación salarial mediante la derogación del artículo 16 de la Ley N° 18.600, que permite que las personas con discapacidad mental puedan percibir salarios menores que el sueldo mínimo.

La fiscalización de esta ley la realizará en el sector público el Servicio Civil y el Servicio Nacional de la Discapacidad, y en el sector privado, la Dirección del Trabajo y el Servicio de Impuestos Internos.

También aborda un tema que era un anhelo de las organizaciones de y para personas en situación de discapacidad: eliminar la discriminación salarial que hoy existe para el mundo de la discapacidad mental.

Éste y una serie de otros esfuerzos forman parte de la lucha contra la desigualdad, que impulsan el Gobierno y nuestra coalición en distintas áreas, pues estamos convencidos que un país más inclusivo y menos desigual, es un país que valora la diversidad, promoviendo y garantizando la igualdad de derechos.

Además, estamos conscientes de que las políticas laborales inclusivas potencian el cambio cultural que el país necesita, de aceptación de la diversidad y no discriminación.

Al mismo tiempo, creemos que tienen efectos virtuosos al interior de las empresas y, desde allí, se proyectan también hacia toda la sociedad.

Todas las personas tienen experiencias, capacidades y puntos de vista distintos que enriquecen la convivencia. Y en el caso de los emprendimientos que veremos aquí, claramente ayuda a fortalecer la creatividad y el reconocimiento mutuo.

Con lo anterior, esperamos hacer un aporte al país,  y contribuir en materia de derechos sociales, una preocupación que está en el centro de la gestión de este Gobierno. En Atacama tenemos aún grandes desafío, porque Según la información disponible en el II Estudio Nacional de Discapacidad se estimaron las siguientes cifras;

De las personas que trabajan en la región de Atacama, 82.4% son personas que no están en situación de discapacidad (PsSD), mientras que 17,6% si se encuentra en situación de discapacidad (PeSD).

Por otro lado, cuando observamos la tasa de ocupación para estas dos poblaciones por separado (personas que se encuentran trabajando), en la población de PsSD esta cifra alcanza el 67,1% ocupación, pero cuando se observa a la población en situación de discapacidad la tasa es de 47,3%. De ahí que resulta relevante el compromiso dl sector público y privado para poder materializar esta Ley, que viene a poner justicia y a equiparar  los derechos de las personas en situación de discapacidad.