Devastador incendio forestal sigue avanzando en el centro de Portugal

Share Button

Las llamas del devastador incendio forestal que ha dejado al menos 62 muertos en el centro de Portugal avanzaron hoy en cuatro frentes por el distrito boscoso de Leiria, 200 kilómetros al noreste de Lisboa, informó la agencia de noticias Lusa citando a portavoces de los bomberos y Protección Civil.

El fuego amenaza a varios pueblos y está cerca de alcanzar también los vecinos distritos de Coimbra y Castelo Branco. Diez habitantes del pequeño pueblo de Aguda fueron evacuados este lunes.

Protección Civil informó que en la región alrededor del municipio de Pedrógão Grande luchan contra el fuego más de 900 bomberos con casi 300 camiones y cuatro hidroaviones. Las labores de extinción se ven dificultades por la sequía, temperaturas de más de 30 grados y fuertes vientos.

Las autoridades advirtieron de que el número de muertos -62 hasta la noche del domingo- puede ir en aumento, ya que los equipos de lucha contra el incendio aún no han podido acceder a algunas zonas, informó ante la prensa el secretario de Estado del Ministerio de Interior, Jorge Gomes. En la noche del domingo, la ministra de Interior, Constança Urbano de Sousa, había cifrado el número de heridos en 62.

Este lunes comenzó el duelo nacional de tres días decretado por el Gobierno. El incendio forestal es el que más víctimas mortales ha causado en Portugal desde que comenzaron los registros. La Unión Europea informó que, a petición de Portugal, se está organizando el envío de hidroaviones. Francia y España se comprometieron a aportar tres y cuatro aviones, respectivamente.

El fuego se desató el sábado después de que un rayo cayera en un árbol en Pedrógão Grande. Debido a los fuertes vientos, las llamas se propagaron rápidamente y convirtieron una carretera cercana en un trampa mortal para los automovilistas. Según medios portugueses, al menos 30 personas murieron quemadas en el interior de sus vehículos.

El incendio en la región, escasamente poblada y dominada por pinos y eucaliptos, también destruyó decenas de casas. Muchas de las personas afectadas se encuentran en estado de shock. Una mujer mayor gritó llorando: “Este es el fin del mundo”. Otra mujer dijo a la emisora televisiva RTP: “Hemos perdido todo, nuestra casa, nuestros animales, todo”.