Paro de Profesores: “Un conflicto con muchos más afectados que responsables”; Por Miguel Carvajal M, Concejal Copiapó

Share Button

El día 24 , cuando se anunciaba el paro indefinido de profesores, producto del rechazo a la propuesta del municipio de pago del bono SAE, para la mayoría de la comunidad copiapina se hizo inevitable simpatizar con la justa causa de los docentes. Y como no hacerlo, si deben ser por lejos, el gremio de profesionales más relegado en cuanto a remuneraciones se trata, situación que compartimos la gran mayoría de los chilenos, y que recién, con la creación de la carrera docente, tendrá una mejora, que en algo viene a aportar a esta histórica situación.

Si consideramos lo anterior, es también inevitable pensar que es entonces el municipio Copiapino el único responsable de este conflicto, pero la pregunta aparece de inmediato, qué hacer cuando llevamos meses hablando del pésimo estado financiero de nuestro municipio, cómo conjugamos que,por una parte sea vital para el municipio ahorrarse 22 millones de pesos en las ya famosas flores de ornato, y de pronto nos vemos obligados a asumir una deuda heredada de 2400 millones de pesos, entiendo y comparto que es una causa noble y justa, pero también soy consciente y conocedor de que para el municipio es físicamente imposible pagar esta deuda, pues no cuenta con los recursos.

Hasta ahí, no hay mayor novedad con lo ya conocido, pero es necesario mirar más allá de las dos intervinientes, y ver que existe claramente un tercero que es claramente también afectado en todo este conflicto. Estoy hablando por cierto de nuestros niños y niñas, estudiantes y comunidad escolar en general. Y es que en una comuna con un porcentaje tan alto de escolaridad pública, no es menor decir que hoy estamos en un paro indefinido de actividades, esto significa que la gran mayoría de las familias en nuestra comuna hoy están sin poder enviar a sus hijos a clases.

Espero como concejal de la comuna, un pronunciamiento de la autoridad estatal a este respecto, pues hoy vemos que esta misma demanda y resultado, se está replicando prácticamente en el 90% de los casos en los que los tribunales han fallado en distintas comunas del país, espero también que las ventas futuras de terrenos y otras alternativas que se barajan hoy, puedan ayudar y, dándole prioridad al pago de esta deuda, le den al municipio y a los profesores involucrados una mejora sustantiva en esta negociación.

Punto aparte en este conflicto es el rol que debemos cumplir como concejales, incumbentes y autoridad directa de la comuna, a este respecto claro está que sería muy cómodo y  provechoso solamente alzar la voz exigiendo el pago inmediato de la deuda y ahorrarnos el camino  donde proponer y encontrar soluciones.

Ayer, como concejales de la Nueva Mayoría, fuimos emplazados por  otro miembro del consejo, la concejala Paloma Fernández nos llamó a “exigir el pronto e integro pago de esta deuda”, como si no fuéramos todos los concejales conscientes de la paupérrima situación financiera que vivimos en el municipio, o como si faltaran voces que lo exigieran; personalmente he decidido hacerme cargo de este emplazamiento y decirle a ese miembro del consejo, de cara a la comunidad, que en lugar de enarbolar banderas , me ocupare de acompañar y representar a la ciudad toda, a todas las necesidades que debemos satisfacer y a todos los actores que quieran hablar y trabajar en gestionar a la brevedad la oportunidad de  pagar esta deuda; pero no me sentare en el sillón de mi cargo, para cómodamente exigir un pago inmediato que yo sé que no es posible, y que por cierto afectaría la satisfacción de múltiples necesidades de una ciudad, pues estoy cierto que mi cargo me exige proponer soluciones, hacerme parte de ellas, y no de la problemática. Me hubiese gustado leer de parte de la concejala Fernández, una propuesta de solución, esa misma que tanto extrañe en sus intervenciones sobre este tema, y no un emplazamiento en que pareciese que solo ciertos concejales tenemos la obligación de contribuir a una solución.

Frente a la primicia que debemos trabajar en  propuestas, debo destacar reuniones con los profesores, en un concejo extraordinario  en la sede del colegio de profesores y en una segunda oportunidad el día 2 de agosto explicándoles la situación financiera de la municipalidad, respondiendo las dudas y consultas, colocándonos a su disposición como debe hacerlo un concejal, proponiendo y reflexionando en una solución concreta, viable y satisfactoria.

El provecho político es fácil de conseguir, las frases hechas, como “ponerse la camiseta” parecen muy provechosas para las aspiraciones políticas de unos pocos, en cambio la responsabilidad y consecuencia son caminos que pocos elegimos seguir, pero que estoy seguro, nos dejan, a largo plazo, la satisfacción del buen actuar y el reconocimiento de la comunidad

Para finalizar, invito a todos los lectores de la presente a que lean las actas de las sesiones de concejo y podrán percatarse que mi compromiso con los profesores de la comuna de Copiapó ha estado desde el primer minuto, exponiendo situaciones de maltrato laboral en contra de profesores, solicitando las responsabilidades pertinentes, mi participación de fiscalizaciones de escuelas municipales y  visión sobre la educación en Copiapó, sus resultados actuales y su futuro, futuro por el que trabajamos muchos, todos los días.