Perú expulsa al embajador de Venezuela y crece la tensión

Share Button

Perú escaló un peldaño más en su posición contra el gobierno de Nicolás Maduro, al expulsar este viernes al embajador de Caracas en Lima en protesta por la “ruptura del orden democrático” en Venezuela tras instalarse una Asamblea Constituyente que el gobierno peruano desconoce “por ilegítima”.

La cancillería otorgó el viernes un plazo máximo de cinco días al embajador de Venezuela, Diego Molero, un almirante y exministro de Defensa del fallecido presidente Hugo Chávez, para que abandone Perú. Molero estaba en el cargo desde octubre de 2014. Anteriormente fue embajador en Brasil.

“Al haber expresado su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela, el gobierno de Perú ha decidido expulsar al embajador Diego Molero”, indicó la cancillería en un breve comunicado.

Caracas respondió de manera igual, expulsando este viernes al encargado de negocios de Perú en Caracas, Carlos Rossi, quien también tendrá cinco días para abandonar el país.

Perú había retirado a fines de marzo a su embajador en Caracas, tras llamarlo en consulta en protesta por las críticas desmedidas del gobierno de Maduro contra del presidente Pedro Pablo Kuczynski.

La expulsión del diplomático, una medida sin parangón en los anales de la diplomacia peruana en las últimas cuatro décadas, había sido solicitada por el Congreso del Perú a principios de semana.

La posición de Perú hacia Venezuela cobró un giro radical desde el inicio del mandato de Kuczynski, en julio de 2016, en reemplazo del nacionalista Ollanta Humala, quien era percibido como un aliado moderado de Maduro.

Kuczynski no ha perdido ocasión para llamar a la solidaridad con los venezolanos y denunciar una crisis humanitaria en Venezuela como consecuencia de la escasez de alimentos y medicinas que se registra en ese país bajo la gestión del gobernante chavista.

Según la cancillería venezolana, Kuczynski “se ha convertido en un enemigo” de ese país.

La expulsión se produce luego de la ‘Declaración de Lima’ que suscribieron 12 países de la región, condenando una ruptura de la democracia en Venezuela y desconociendo la Asamblea Constituyente, cuya elección calificaron de ilegítima.

Venezuela entregó a esos países una nota de protesta, pero Lima no aceptó sus “términos inaceptables” y dio por “no recibido” la comunicación de Caracas, acotó el comunicado de la cancillería.

La posibilidad de expulsar al embajador de Venezuela en Lima era una alternativa que evaluaba el gobierno peruano como parte de las medidas unilaterales que se barajaron durante la reunión de cancilleres en Lima, admitió en las últimas horas el canciller peruano, Ricardo Luna.

Y no descarta asumir otras posiciones: “El Gobierno peruano ratifica su firme disposición de continuar contribuyendo a la restauración de la democracia en Venezuela”, concluyó el comunicado.

Luna marcó la posición peruana el martes al subrayar que “Venezuela es una dictadura”. “Se ha roto el orden democrático y se tiene una situación de facto”, afirmó.

 

AFP